Seguimos sufriendo la ola de calor y las altas temperaturas pueden tener consecuencias sobre nuestro organismo, incluidos los ojos. Por eso vamos a ver qué efectos puede causar en nuestros ojos y en nuestra visión el calor extremo y las altas temperaturas como las de estos días.

 

Efectos de la ola de calor en nuestros ojos

Con el calor, las lágrimas se evaporan, produciéndose sequedad ocular. Sus síntomas afectan al buen funcionamiento del ojo y pueden llegar a producir dificultades de enfoque.

El calor no es la única causa de sequedad ocular. En estos días el uso de aires acondicionados y ventiladores aumenta y esto también acelera la evaporación de las lágrimas. Esta situación se ve incrementada en zonas de trabajo donde te puedas pasar horas mirando la pantalla del ordenador y se reduce el parpadeo.

 

Esta ola de calor también está incrementando los niveles de contaminación, ¿no ves que hay una especie de neblina y que a veces el aire está muy denso? Pues sí, es la contaminación, que favorece la aparición de conjuntivitis alérgica.

Síntomas frecuentes de la sequedad ocular y consejos para prevenirla

Los síntomas más frecuentes de la sequedad ocular son: picor de ojos, sensación de arenilla, enrojecimiento ocular y visión borrosa. En algunas ocasiones incluso se puede sentir la sensación de que, al despertar, los párpados estén como “pegados”

Para evitar la sequedad ocular debida a altas temperaturas es recomendable llevar gafas de sol en exteriores, que ayudan a reducir la evaporación de la lágrima y evitan que el ojo entre en contacto con posibles alérgenos. Si estás durante mucho tiempo en interiores con aire acondicionado, es importante aumentar la frecuencia de parpadeo, para que la lágrima se reparta uniformemente sobre la córnea. Si esto no funciona, puedes humectar los ojos con lágrimas artificiales o pomadas específicas. Hay una gran variedad disponible de lágrimas artificiales en el mercado, te recomendamos que te acerques a Federópticos Lukus para que podamos aconsejarte sobre las más adecuadas para ti.

Recomendaciones del Ministerio de Sanidad

Esta ola de calor puede suponer un riesgo para la salud de muchas personas, en especial para niños, ancianos y enfermos. Los expertos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, aconsejan protegerse del exceso de calor siguiendo una serie de medidas sencillas:

  • Bebe agua o líquidos sin esperar a tener sed (excepto contraindicación médica). Evitar las bebidas alcohólicas, café, té o cola y las muy azucaradas.
  • Mantente en lugares frescos en los días de calor intenso. Busca algún lugar climatizado y refréscate con una ducha o un baño.
  • Baja las persianas para evitar que el sol entre directamente. Si la temperatura exterior es alta deja las ventanas cerradas. Evita usar máquinas y aparatos que puedan producir calor en las horas en que más altas son las temperaturas.
  • Haz comidas ligeras a base de frutas, verduras, ensaladas, gazpachos o zumos naturales, para reponer las sales perdidas por el sudor.
  • Evita las actividades en el exterior (sobre todo intensas), en las horas más calurosas.
  • Permanece a la sombra en el exterior, usa ropa ligera y de color claro, protégete del sol y usa un calzado fresco, cómodo y que transpire.

 

Las altas temperaturas también afectan a tu visión. Procura protegerte del sol (con gafas y gorra o sombrero) y mantener una buena hidratación bebiendo agua con frecuencia, incluso sin tener sed.

GuardarGuardar