Ahora que el uso de mascarillas se ha extendido, tras las recomendaciones (todavía no es obligatorio) de uso en lugares con aglomeraciones como el transporte público o el lugar de trabajo, los trabajadores del sector sanitario ya no son los únicos que tienen que lidiar con el problema de evitar que se te empañen las gafas con mascarilla. Y es que los usuarios de gafas se quejan de que se les empañan las gafas y se hace muy complicado e incómodo su uso.

Si ya era algo usual, aunque puntal, al cocinar, al hacer deporte, al cambiar de temperatura de forma brusca (cambios de ambiente), ahora el llevar mascarilla ha hecho que este problema se generalice.

Por qué se empañan las gafas

Las lentes de nuestras gafas se empañan cuando el aire húmedo y cálido del ambiente entra en contacto con una superficie fría y lisa, como sucede con las lentes de nuestras gafas. La humedad en el aire baja de temperatura en ese momento, cambiando de estado gaseoso (vapor) a líquido, formando microgotas de agua, lo que denominamos vaho. Como ya hemos comentado la condensación de las lentes se produce en situaciones cotidianas:

  • Al practicar deporte: el aire del aliento contacta con la superficie fría de las lentes cuando se practica ejercicio aeróbico (ciclismo, atletismo, esquí…) y sobre todo en invierno
  • Al entrar en un SPA, gimnasio o sauna, donde la temperatura es alta y contrasta con la de las lentes.
  • Al comer o beber algo muy caliente (sopas, infusiones o cafés…)
  • Al cocinar, cuando abres una olla, la puerta del lavavajillas o el horno

Con la mascarilla sucede lo mismo: el vapor de aire que soltamos al respirar asciende y condensa las lentes. 

Qué no debemos hacer cuando se nos empañan las gafas

Para evitar que se empañen las gafas a veces recurrimos a los falsos mitos o a solucionar el problema de la forma más rápida, que no suele ser lo más adecuado.

  • Puede que hayas oído que para evitar que las gafas se empañen puedes recurrir a la saliva. Además de las bacterias existentes en la boca que pueden ser nocivas para nuestra vista, en estos tiempos tenemos que evitar esta práctica. Recuerda que la COVID-19 se contagia a través de la saliva y que podemos ser portadores asintomáticos.
  • Como recurso fácil y rápido podemos recurrir a limpiar las gafas con la camiseta o sudadera que llevemos en ese momento, lo que, como ya te hemos contado aquí, puede provocar que rayes los cristales sin querer.

 

Consejos para evitar que se te empañen las gafas

Para evitar el vaho que empaña tus gafas te recomendamos varias soluciones posibles:

  • Usa toallitas antivaho. Se suelen vender en packs individuales y están impregnadas de un líquido que mantendrá tus lentes en perfectas condiciones.
  • Utiliza soluciones salinas hidrofóbicas. Generan una película protectora en el cristal y se interponen entre la gafa y el vapor de agua. Son los sprays antivaho, que puedes encontrar en ópticas y también en tiendas de material fotográfico
  • Existen lentes que ya tienen un tratamiento antivaho. Essilor, una de nuestras marcas de lente, utiliza un tratamiento exclusivo, Optifog, que impide que las gafas se empañen. Tan sólo es necesario un sencillo mantenimiento que implicar limpiar las lentes cada día con la gamuza OptiFog, lavarlas con agua cada 2 semanas y renovar la gamuza trimestralemente.
  • También afecta el tipo de montura que utilices, hay modelos que se empañan más que otros. Las monturas metálicas con puente ajustable, que están más despegadas de la cara, permiten que el aire circule mejor y se empañan menos. Las monturas de acetato se adaptan más al contorno de la cara, provocando que el aire que expulsamos se quede atrapado y tiendan a empañarse más, sobretodo en la zona más cercana a la nariz.
  • El recurso sencillo y del que dispones es el jabón. El producto que nos recomiendan usar continuamente para reducir el riesgo de contagio por coronavirus es también el producto que nos ayuda a evitar que nuestras gafas se empañen: el jabón.

El jabón como recurso para evitar que se empañen las lentes

El jabón evita la formación de vaho porque es un agente humectante, que favorece que el agua deslice y no condense. Pero hay que utilizarlo con cuidado; la capa de jabón que aplicamos en la lente, si no tenemos cuidado, puede dificultar la visión. Si lo extiendes demasiado puede que no funcione y el vaho se siga formando y si lo extiendes poco puede que hacer que veas peor.

Aunque se recomienda usar jabón seco, en pastilla, por ser más limpio y cómodo, el sistema funciona también con jabón líquido. Con cualquiera de los dos, los cristales se empañan menos, pero para que el vaho desaparezca por completo, la capa de jabón que debemos aplicar dificultará nuestra visión. Aún así veremos mejor con una leve capa de jabón que son las gafas empañadas.

Otros trucos

Además del uso de jabón como se ha visto estos días en redes sociales, de toallitas antivaho o de sprays antivaho, existen otros trucos a los que podemos recurrir:

  • Podemos probar a calentar un poco las lentes antes de ponerlas, para que no exista tanta diferencia de temperatura
  • Podemos intentar evitar que el aire llegue a las gafas y para ello podemos probar doblando un poco la parte superior de la mascarilla o con un poco de esparadrapo sobre la máscara y la nariz, para sellarla.
  • Si todo falla, podemos probar a recurrir a abanicarlas. Si, como suena, nos damos aire con un folio o lo que tengamos a mano y las gafas se desempañarán.
Si tienes algún problema con tus gafas, se te empañan demasiado y quieres probar a ajustar el puente, necesitas algún producto antivaho, ponte en contacto con nosotros, te ayudamos.